martes, junio 26, 2012

Dulces Interrupciones



Y en medio de la ajetreada mañana, envuelto en una infinita lista de cosas por hacer que muta y se desarrolla como si tuviera vida propia, llenándome los minutos y los segundos de tareas que tardan años en acabar, desordenando el escritorio virtual, tensándome los nervios, aumentando el peso en los hombros en esta carrera que a veces pareciera en reversa con un sinfín de inconclusos, interrumpís mi momentum, a veces con una llamada, a veces con un mensaje, pero las más con un pensamiento que me llega a la mente sin quererlo y me transporta a otras dimensiones donde observando la perfección de tus pies, mientras me acariciás el alma, me deleito del timbre de tu voz y de las historias que me contás de un pasado que a veces se mezcla con ficción. Una dimensión a veces dulce a veces picante. Una dimensión donde siempre estás, siempre sonreís y siempre me alegrás la vida. Algún agente externo me trae de vuelta al enredo de papeles, correos electrónicos y reuniones, en las que continúo con una sonrisa maliciosa, un dulce sabor en la boca y la esperanza que otro pensamiento fortuito me interrumpa por la tarde.